Evolución Crisis COVID19

No seré yo quien entre a valorar desde un punto de vista político el estado de situación excepcional, que estamos viviendo debido a la pandemia. Sin embargo, si que, desde el sentido común, me gustaría poner algo de orden, intentando explicar la evolución de esta crisis que estamos sufriendo.

Esta crisis se va a desarrollar en un período de tiempo, aún por determinar, y que dependerá de las decisiones y actuaciones que determinen nuestros dirigentes, y afectará a 3 pilares básicos de nuestro estado de bienestar:

– Salud
– Sociedad
– Economía

Y es que no se trata únicamente de una pandemia, es decir, de una enfermedad epidémica, que se extiende por muchos países, y que dará como resultado muertes, y saturación y colapso del sistema sanitario de todos los países del mundo.
En este caso la crisis va mucho más allá, como intentaré explicar desde el sentido común.


CRISIS SANITARIA

Como se puede ver en el gráfico, el epicentro de la crisis se produce con la propagación de la pandemia, por todo el mundo. Algo que desde finales del 2019 estábamos viendo producirse en China. Pero claro, nos quedaba demasiado lejos, como para creer que nos podía llegar. Se fue acercando, y empezó a llegar información de la evolución de la misma en Italia, ya estaba más cerca, y aún así no le dimos mayor importancia. A España no llegará. Claro se me olvidaba, que a España no llega nunca nada. En fin. Llegó, y carai que si llegó.
Llegó con unos dos meses de retraso desde que se inició en China, y aún así, como buenos españoles que somos, no pusimos medios de prevención, para evitar lo que, a día de hoy estamos viviendo. Y me refiero a los más de 800 fallecidos diarios, y ya van más de 6.000 a día de hoy (29 de Marzo 2020), el colapso de las UCIs, el contagio y su contención…
La pregunta, aunque sea a toro pasado, es clara: ¿Se podía haber evitado?. No seré yo quién responda, para eso hay expertos en la materia, que podrán responder. Lo malo es que los expertos, no siempre se ponen de acuerdo, y eso produce que puedan convivir varias teorías, con diferentes conclusiones, por lo que yo invito a reflexionar y que cada cuál saque sus propias conclusiones.

CRISIS SOCIAL

Pero la cosa no queda en la crisis sanitaria, y es que después de ese primer impacto y sock, que producen las noticias, y los titulares catastróficos que inundan los medios de comunicación y saturan nuestras mentes confinadas, empiezan a germinar los primeros atisbos de la segunda crisis, consecuencia de la primera, como es la crisis social.
Me explico, se trata de una segunda crisis, que afecta a toda la sociedad, no únicamente a los enfermos y contagiados, ni a los más vulnerables, como ocurría en el estadio anterior, la crisis sanitaria. Se trata de una crisis social, una crisis que afecta al estado del bienestar en el que vivíamos hasta antes de esta situación. Y es que es ahora, cuando se intenta segmentar la población, en función de diversos factores:


– Edad
– Clase social
– Profesión
– Nivel de recursos
– Etc.


Ya estamos viendo como en las UCIs, al igual que ocurre en los hospitales de guerra, tienen que tomar decisiones críticas, a la hora de optimizar el uso de los recursos de los que disponen, por el bien común. Y ojo, es aquí, donde me pregunto: ¿No somos todos iguales?, ¿No estamos preparados para que todos disfrutemos de los mismos medios?, ¿No se podía haber hecho acopio de lo necesario viendo lo que se nos venía encima con dos meses de antelación?. Pues bien cada uno que saque sus propias conclusiones.
El siguiente punto al que hemos llegado es de la segmentación según clase social, o profesión o nivel de ingresos. Y es que según las medidas tomadas por el Gobierno, e insisto, desde el más puro sentido común, todos los trabajadores por cuenta propia, ya sean autónomos o pequeños empresarios (y aquí me permito recordar, y nuevamente es un dato objetivo, este segmento conforma más del 90% del tejido empresarial de España) están siendo condenados a soportar el coste social y económico de la crisis, por lo visto porque ganan muco dinero, debe ser.
No en vano tiene que cerrar sus negocios, de momento, sin ayudas definidas y concretas, y seguir haciendo frente a los costes estructurales, de recursos humanos, e impositivos de esos negocios que no están generando ingresos. Además de ser estigmatizados por el gobierno, como parte del problema de la crisis que vivimos. Y es ahí donde la brecha social se está haciendo más grande, día a día, ya que han conseguido enfrentar a empresarios y asalariados, como si el problema y la responsabilidad fuese de estos segmentos. En fin, nuevamente invito a reflexionar, y a que cada uno saque sus propias conclusiones.
Y es esto, lo que dará paso a la tercera gran crisis que está por llegar. Y que sin duda será la más dura que tengamos que pasar, la que más afecte a todos, y la que más daño va a causar en este país.

CRISIS ECONÓMICA

No hay que ser doctor en economía, para ver hacia donde vamos. Basta con aplicar el sentido común, para saber que después de que los pequeños empresarios y autónomos, ahogados, por las deudas, por la falta de liquidez, por el pago de impuestos, de salarios del personal que está de vacaciones por imposición del gobierno, etc., están abocados al cierre de sus negocios, con lo que ello implica.
Los empresarios no quieren despedir gente, los empresarios quieren dar trabajo, y hacer crecer sus negocios, solo así se puede incrementar los beneficios, que es el principal objetivo de este colectivo. Es de necios pensar que los empresarios y autónomos buscan excusas para mermar sus plantillas. Todo el mundo sabe que las empresas para producir y dar beneficios necesitan de personas.
Y en esta situación, la crisis económica que se nos avecina, está destinada a convertirse en la gran lacra de este país, durante los próximos años. Años que representarán, las decisiones nefastas que están tomando nuestros dirigentes, en el ámbito económico. Años de millones de parados, de escasez de empleo y de recursos para generarlo. Todo unido al distanciamiento social y a la precariedad en la sanidad.
Pues bien, aún se está a tiempo de corregir esta situación, de tomar conciencia de lo que se nos viene encima si no actuamos, para aprender de nuestros errores. Y sobre todo aún estamos a tiempo de evitar el colapso económico, que como se puede ver en el gráfico, es mucho más grande, si cabe, que lo que nos está pasando en lo sanitario y en lo social.


Si no ponemos las medidas apropiadas, no nos recuperaremos ni en lo sanitario (no tendremos medios), ni en lo social (la brecha se hará cada vez más grande) y mucho menos en lo económico, donde pasaremos tiempos muy complicados y con el estado de bienestar que conocemos, resquebrajándose.


Por todo esto pido un poco de cordura a todos, porque de esto solo salimos si todos remamos en la misma dirección.


Es momento de analizar, planificar, y actuar. Es momento de tomar grandes decisiones, es momento de grandes líderes, no de cobardes.

#yomequedoencasa
Sergio García Robles
@Sergio_Isven

Minientrada | Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s